Ricos, famosos e inversores: las ‘celebrities’ se vuelcan con las ‘startups’

Categoría: Analisis

Yago Arbeloa se dedica profesionalmente a la inversión desde hace unos cinco años, pero lleva muchos más involucrándose en el ecosistema emprendedor. En los últimos tiempos, además de fundar la empresa de marketing digital Hello Media Group, ha contribuido a impulsar startups como We are Knitters, Smarty Content, Ducksboard o Reclamador.es.

Arbeloa preside además la Asociación de Inversores y Emprendedores de Internet. Y no te extrañes si te suena su apellido: es el hermano del futbolista Álvaro Arbeloa, que también ha tenido un papel en las apuestas económicas de su pariente. Mientras que el business angel lidera las gestiones, el deportista cede parte del capital a los proyectos.

El jugador del Real Madrid no es el único personaje famoso y mediático que se ha lanzado a invertir o emprender en un ámbito muy distinto al que dedica la mayor parte de su tiempo. Bananity

Andreu Buenafuente puso un pie fuera de la farándula televisiva para apadrinar la startup Bananity, una red social lanzada en 2011 que unía a los usuarios con los mismos gustos e intereses. Era idea de los catalanes Pau García-Millá, con quien el humorista mantiene una buena relación, y Albert Martí. Sin embargo, la plataforma no llegó a buen puerto: en febrero de este año la empresa entraba voluntariamente en concurso de acreedores.

8698665135_5e13a9282c_z

Al otro lado del charco también hay quien no ha dudado en sacar tajada del pastel de los emprendedores. El actor Leonardo DiCaprio invirtió en 2011 cuatro millones de dólares en la primera ronda de financiación de la red social Mobli, aunque uno de los primeros en ampliar sus miras fue Ashton Kutcher.

Hace ya varios años que Kutcher decidió apostar por compañías tecnológicas incipientes: de la mano de los multimillonarios Ron Burkle y Guy Oseary (manager de Madona) fundó en 2011 A-Grade Investment, un fondo de capital de riesgo localizado en Los Ángeles.

ZenefitsJunto con sus socios, el actor ha contribuido con miles de dólares al impulso de startups como Zenefits, Casper, Skype o Tinychat. En esta última vio también posibilidades otra estrella, esta vez de los escenarios. Justin Bieber participó en la ronda de financiación de la plataforma de mensajería instantánea en 2012, como también lo ha hecho en Stamped, una aplicación adquirida por Yahoo en octubre de ese mismo año. Y si continuamos haciendo un recorrido por inversores venidos del terreno musical, no podemos olvidar a Bono (David Hewson). El popular cantante de U2 fundó en 2004 la firma Elevation Partners, en la que le acompañaron Fred Anderson, exdirector financiero de Apple, y Roger McNamee, cofundador de SilverLake Partners. Pese a algunos traspiés iniciales, su inversión de 210 millones de dólares en participaciones de Facebook ha dado frutos más que interesantes. FeverEl nombre de Alejandro Sanz figura entre los apoyos económicos de Fever, una aplicación para encontrar planes lanzada en 2011 por el madrileño Pep Gómez. La startup, que ya supera una decena de millones de euros de inversión, ha atraído a los bolsillos de otros personajes mediáticos: desde deportistas como Sergio Ramos y Feliciano López a Nadir Khayat, más conocido como RedOne, productor de Lady Gaga. Con independencia de su compañero de proyectos, la Gaga ha hecho sus propias apuestas entre las empresas tecnológicas. Ha invertido parte de su fortuna en la (ya desaparecida) plataforma de música Turntable.fm, por la que también apostó el rapero Kanye West, así como en la red social Backplane. Pero quizá el ala futbolera de la inversión sea una de las más prolíficas. Además de Arbeloa y Ramos, Gerard Piqué se ha decantado por el sector de los videojuegos online y es socio fundador desde 2011 de Kerard Games, una startup que produce, diseña y comercializa este tipo de productos de ocio. Y, sin quedarse atrás, el portugués Cristiano Ronaldo ha invertido parte de su capital en la empresa lusa Mobitto, una aplicación de fidelidad móvil. Groopify

Claro que, aparte de estrellas del deporte y las pantallas, algunos empresarios de éxito han optado asimismo por participar en los comienzos de proyectos ajenos. Es el caso de Juan Roig, responsable del gigante Mercadona, que ha fundado Lanzadera, una aceleradora de startups que ha respaldado iniciativas como Groopify o, más recientemente, Runator, fundada este mismo año.

Otro referente es el presidente de Planeta, José Manuel Lara, que hizo lo propio con Impúlsame, una aceleradora de empresas de base tecnológica nacida en Sevilla. El éxito ha dejado de ser sinónimo de grandes firmas y promoción de marcas: quienes ya han conseguido sus frutos no dudan en seguir cosechando en otras tierras, aunque otros las trabajen.

Fotos: frankieleon y TechCrunch en Flickr (Licencia Creative Commons)

¿Quieres invertir con los mejores?

¡Regístrate en Startupxplore!

Abandoné la ciencia por el periodismo, pero mantenemos una buena amistad. Siempre llevo escepticismo en la maleta. Soy redactora en Hoja de Router, también puedes encontrarme en Teknautas, Cienciaxplora y, de vez en cuando, en la revista Muy Interesante.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Comentarios