Por suscripción y compartiendo: así han cambiado los hábitos de consumo de los españoles

Categoría: Analisis

Los hábitos de consumo evolucionan constantemente y ahora la economía digital parece acelerar cualquier transformación. Tanto las startups que aspiren a revolucionar su sector como cualquier otra empresa (sea del sector que sea) deben estar atentas y saber cuáles son las tendencias de consumo, y sobre todo, ¡saber interpretarlas! Su supervivencia dependerá de esto (entre otras tantas cosas).

A día de hoy, esas tendencias de consumo giran en torno a la rapidez a la hora de acceder a productos y servicios. Precisamente esa velocidad es la que hace que los modelos de suscripción y de servicios compartidos se impongan como hábito de consumo mayoritario.

Hábitos de consumo:

  1. Suscripción (incluso al lujo)
  2. Experiencias y búsqueda de usuarios
  3. Marketing tecnológico

 

HÁBITOS DE CONSUMO: SUSCRIPCIÓN (INCLUSO AL LUJO)

Netflix ha llevado el modelo de suscripción a millones de hogares de todo el mundo. No en vano, la plataforma de streaming terminó el año 2017 aproximándose a los 120 millones de usuarios. Su apuesta por la suscripción es tal que ya en 1999, solo dos años después de ser fundada, la empresa comenzó a ofrecer DVD a sus usuarios a cambio de una tarifa plana mensual.

El éxito de este modelo de suscripción es innegable. No solo por los propios datos del gigante (en 2017 sus ingresos superaron los $11.000M, cerca de 9.000M€ al cambio actual), sino porque ha conseguido hacer de la suscripción un hábito de consumo que ha llegado a sectores muy distintos.

Un claro ejemplo que muestra que la suscripción es una de las tendencias de consumo predilectas por parte de los usuarios es la llegada de este modelo a un mundo tan singular como el de la industria automovilística. En España, sin ir más lejos, startups como Bipi o Respiro ya han apostado por un modelo de suscripción que da acceso a sus usuarios a vehículos de alquiler.

Bipi

Respiro

Sin embargo, los ejemplos de proyectos españoles no son la muestra definitiva de que la suscripción es ya un hábito de consumo. La confirmación llega de la mano de gigantes de la talla de BMW y Porsche, a través de DriveNow y Porsche Passport, respectivamente: ambas marcas ofrecen la posibilidad de acceder al volante de sus exclusivos vehículos sin tener que comprar uno de ellos. Simplemente, pagando una suscripción.

En realidad, más allá de la facilidad de pago que este modelo supone, la suscripción como tendencia de consumo se explica a través de otro hábito cada día más habitual: ya no somos dueños de las cosas, sino que simplemente las utilizamos cuando y donde las necesitamos, sin tener que asumir sus habituales gastos. Este hábito de consumo cada vez está más extendido: películas, licencias de software, coches o motos tienen cada vez menos propietarios. Ahora tienen usuarios.

 

HÁBITOS DE CONSUMO: EXPERIENCIAS Y BÚSQUEDA DE USUARIOS

En un mundo eminentemente online, algunas marcas buscan ahora la estrategia idónea para salir al mundo físico en busca de clientes. Muchas de ellas optan por la apertura de tiendas pop-up, tiendas efímeras con las que acercarse al público.

Las ventajas de esta tendencia son varias. Por una parte, permite al usuario conocer de primera mano un producto o servicio al que solo se suele acceder a través de internet sin poder probar previamente y, además, supone una oportunidad a las empresas de salir del mundo digital y acercarse a esos potenciales clientes que no están habituados a comprar a través de internet.

Es precisamente lo que ya han hecho en Madrid grandes compañías como AliExpress, que abrió una tienda física durante 5 días del pasado mes de noviembre, con un espacio centrado en tendencias de moda. Con esto el gigante asiático perseguía dos objetivos:

  1. Cambiar su imagen (asociada habitualmente a productos de imitación, baratos y en ocasiones defectuosos)
  2. Competir con Amazon en un sector en el que el indiscutible líder del comercio electrónico en nuestro país no es especialmente fuerte

No obstante, no todos los espacios abiertos por una marca digital tienen ese carácter efímero. Hawkers también trata ahora de abrirse paso en el mundo de los establecimientos físicos. La startup dedicada a la comercialización de gafas de sol a través de internet levantó la persiana de su primera tienda en el centro de Madrid hace unos meses y ahora sigue un minucioso plan con el que pretende abrir hasta 23 establecimientos.

Más allá de contar con un nuevo canal de venta por el método más tradicional, la intención de la empresa pasa por darse a conocer a pie de calle y llevar a los potenciales compradores a conocer tanto su producto disponible en tienda como todo su universo online, que comprende marcas como Wolfnoir o Miss Hamptons.

Pero no solo las startups enfocadas al mundo digital han visto en la apertura de establecimientos físicos una estrategia para ir en busca de nuevos potenciales clientes. Compañías como Samsung o Ikea también han abierto en los últimos meses sendas pop-ups.

Experiencias tecnológicas con sus últimos (y caros) lanzamientos en el caso de la primera y productos especiales en venta durante un periodo limitado en el caso de la empresa sueca dibujan otro de los nuevos hábitos de consumo: los clientes quieren sentir que su oportunidad de compra es única y exclusiva.

 

HÁBITOS DE CONSUMO: MARKETING TECNOLÓGICO

Si la personalización de los productos y servicios también se ha convertido en un hábito de consumo, las propias ofertas no escapan de esta tendencia. La tecnología permite a día de hoy distintas formas de personalizar la publicidad, haciendo que los banners indiscriminados o la tradicional técnica de folletos publicitarios disten bastante de las tendencias de consumo actuales.

Por una parte, la geolocalización permite ofrecer información promocional a los potenciales clientes en función de su ubicación y, a la vez, aprender de sus movimientos. De hecho, da lugar al llamado geomarketing. En España, el gigante JCDecaux ya trabaja en soluciones de este tipo para ofrecer publicidad personalizada a través del móvil a los viandantes y que los establecimientos puedan monitorizar qué efectos produce un determinado anuncio. ¿Les lleva a la tienda? ¿La publicidad móvil en base a la localización cambia los hábitos de consumo?

Los hábitos de consumo podrían llegar a verse tan influidos por el geomarketing como ya sucede en algunos establecimientos de Estados Unidos. Allí, la cadena de tiendas neoyorquina Barneys cuenta con una app móvil que hace recomendaciones específicas a los clientes que estén en pleno proceso de compra dentro de uno de sus establecimientos a partir de sus propios hábitos de compra.

Pero el marketing tecnológico no se basa solo en la geolocalización. En las compras online también han cambiado los hábitos de consumo y la tendencia a la hora de buscar a los propios consumidores. De hecho, lo cierto es que ya no hay que buscarle: se ha pasado del marketing push, compuesto en el mundo digital por banners, al marketing pull: desarrollar aplicaciones que encuentren los consumidores interesados en nuestro servicio o, lo que es más importante, llevar a cabo una correcta estrategia de SEO para ser la empresa que hallen los usuarios al buscar un determinado producto a través de Google representan esta tendencia de consumo.

Pero esto no quiere decir que los anteriores hábitos hayan desaparecido. De hecho, las empresas siguen apostando (exitosamente) por canales de distribución, promoción y venta tradicionales. Eso sí, lo ideal para asegurar la supervivencia e incluso aspirar al éxito internacional pasa por combinar estrategias tradicionales con las tendencias actuales.

Un ejemplo lo representan las campañas televisivas que combinan la publicidad tradicional con el uso de hashtags, llevando a los potenciales usuarios a saber más del producto a través de las redes sociales. Esta estrategia, que no discrimina a los compradores más tradicionales que siguen recibiendo impactos promocionales a través de la televisión, ya se abre a las nuevas generaciones de usuarios que sí ven en internet uno de sus canales de promoción y distribución predilectos.

 

DETECTAR HÁBITOS DE CONSUMO

Como ves, saber identificar hábitos de consumo antes que nadie puede darte una ventaja competitiva esencial. Esperamos que este artículo te haya resultado útil, y si tienes algún comentario, ¡no dudes en escribirnos!

 

¿Necesitas financiación para tu startup?

FINÁNCIATE CON NOSOTROS

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Comentarios