Cuando la cultura de tu startup es tu mejor arma para vender

Categoría: Guías

Si quieres tener una empresa sostenible y rentable, la receta es sencilla: ofrecer un producto o servicio de calidad, mejor que el de tu competencia y a un precio que todo el mundo quiera pagar. Luego tendrás más o menos problemas al ejecutarlo, pero la receta, en principio, está clara.

Sin embargo, a menudo nos encontramos con algunos ingredientes que nos ayudan a vender más, y uno de esos ingredientes es la propia cultura de la empresa y la imagen que con ella podamos transmitir.

Y es que una startup con una gran cultura siempre caerá mejor, y ese será un punto a tu favor a la hora de conseguir clientes. Y si no, que se lo digan a algunos de estos ejemplos:

1.- ZAPPOS

Ya lo decía su director general, Tony Hsieh:

“En 2003 pensábamos que éramos una empresa de calzado que ofrecía un gran servicio al cliente; hoy pensamos en Zappos como una marca con un gran servicio al cliente y que, casualmente, vende zapatos”

El éxito de Zappos no es casual, ni mucho menos. Es innegable que su principal ingrediente es su potencia de ventas y su abanico de stock, pero hay otro factor que ha influido de una manera esencial: su atención al cliente. Si compras en Zappos, rara vez te arrepentirás. No sólo por su stock y su política de devoluciones, sino también por la sencillez y facilidad con la que puedes comunicarte con la empresa en caso de que tengas un mínimo problema.

Pero no acaba ahí la cosa. En la compañía de ecommerce hace tiempo que fueron conscientes de que, para ofrecer un gran servicio al cliente, antes hay que tener felices a los trabajadores. Es por eso que es considerada una de las mejores startups mundiales en las que trabajar, merced no sólo a sus buenas condiciones salariales y laborales, sino también a la cultura interna que se ha desarrollado dentro de su equipo.

2.- HAWKERS

Yéndonos al internet patrio, tenemos un buen ejemplo de cómo una empresa puede labrarse una gran cultura interna y externa… y cargársela si no tiene suficiente cuidado.

Hawkers han sido expertos en vender su actitud empresarial, así como un producto destinado a un público que concordaba al 100% con la cultura que la propia compañía estaba difundiendo. Sólo así puedes convertirte en una empresa millonaria que crece de una manera tan acelerada.

Sin embargo, las cosas no siempre salen bien. En los últimos meses, Hawkers se ha enfrentado a varias crisis de reputación (mayores o menores) que han puesto en tela de juicio la filosofía de la startup española: el empleado que aparca en la zona de minusválidos, la marcha de un piloto de Formula 1, la compra de un polémico canal de Youtube… El tiempo nos dirá si estos hechos acaban mermando la imagen de la startup española y, sobre todo, sus ventas.

3.- ACEROS DE HISPANIA

Todos somos fans de Ricardo Lop, uno de los emprendedores más carismáticos que ha dado nuestro país en los últimos años y que le ha supuesto ser la propia marca de su empresa.

A día de hoy, una parte del éxito de Aceros de Hispania reside en la propia idiosincrasia de Ricardo Lop, pero no nos engañemos: antes de que eso llegase, nuestro protagonista ya había hecho los deberes.

¿Su obsesión? Que el cliente se sintiera bien tratado en su web, que pudiera comprar rápidamente y que se fuera lo más satisfecho posible.

“¿Que el usuario es de Kazajistán? Le ponemos el precio en su moneda. ¿Que no va a entender el idioma? Le ponemos el botón de ‘comprar’ con el carrito dibujado bien grande. ¿Que no sabemos si en Kazajistán funcionan con estados, provincias, calles o avenidas? No ponemos ninguna casilla obligatoria y le dejamos, si quiere, que escriba todos los datos en la primera casilla. ¿Ha pagado? Eso es lo importante”

4.- GOOGLE

Seguramente ya ni caigas en esa frase, pero, ¿recuerdas cuál fue el eslogan que hizo famosa a Google? Exacto, Don’t be evil. Una frase sencilla, pero que acabó convirtiéndose en su mejor escaparate de venta.

Esa filosofía fue precisamente la que le granjeó una imagen inmejorable: la de una empresa tecnológica que venía a romper el paradigma tradicional para acabar con los grandes gigantes y hacer las cosas de otra forma. Una filosofía que, en su momento, también adoptó Apple.

Ahora, como sabes, la cosa ha cambiado bastante. Google ha pasado de ser el chico nuevo de la clase a ser el repetidor que te quita el almuerzo. Y es que la buena imagen no dura para siempre, por mucho que tus oficinas estén llenas de toboganes.

5.- SUMACRM

Quizá no seas cliente suyo, pero seguro que conoces a Tomás Santoro, CEO de SumaCRM.

Tomás se ha hecho muy conocido en el panorama emprendedor español gracias a su blog, en el que relata su viaje a la isla del tesoro: llegar a facturar 100.000 euros al mes. Y lo hace, sobre todo, con transparencia.

En sus posts, Tomás relata cómo aumenta su facturación qué hitos va consiguiendo, cómo consigue vender, cómo motiva a su equipo… Al final, ser transparente con el ecosistema y contar este tipo de cosas le trae dos ventajas: en primer lugar, la simpatía del resto de emprendedores; en segundo, el engagement de su marca.

Así que ya lo sabes: si quieres que tu empresa sea rentable, no pares de vender, pero tampoco olvides que algunos factores pueden ayudarte para que este camino sea un poco más ágil. Y la cultura de tu startup es uno de esos factores.

Imagen: Ryan McGuire (Licencia CC).

¿Quieres conocer a los mejores inversores?

¡Regístrate en Startupxplore!

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Comentarios