Emprendedores vs inversores: ¿qué esperan los unos de los otros? (y cómo tener éxito en la inversión)

Categoría: Comprendiendo cómo invertir en startups

La cita se ha establecido, todos los actores se han sentado en torno a la mesa y comienza la negociación: emprendedores vs. inversores.

No se trata de ninguna batalla, evidentemente, ya que todos buscan un fin común: el bien de la compañía. Sin embargo, sería absurdo tratar de esconder que, en esa búsqueda, los intereses de los inversores y los emprendedores quizá (sólo quizá) difieran en algunos puntos.

Seas emprendedor o inversor, todos sabemos lo que esperas de la otra persona, pero, ¿qué es lo que la otra persona espera de ti?

EMPRENDEDOR, ¿QUÉ ESPERA UN INVERSOR DE TI?

  1. Que hayas hecho los deberes. Grosso modo: no vale con que le cuentes al inversor en qué consiste tu negocio y qué piensas hacer con él. Dependiendo de la fase en la que ambos estéis, quizá necesites mostrarle algunas métricas, una evolución, unas cifras de facturación, un plan a futuro… Esto es un mundo y cada cual podrá pedirte una cosa distinta, pero, como mínimo, deberías tener lista esta información.
  2. Que lo conozcas. Si tienes una fintech, ¿has comprobado que este inversor suela meter dinero en ese tipo de empresas? ¿Has comprobado si ya ha invertido en alguna similar? Si necesitas equis dinero, ¿has mirado si esas son las cifras de inversión en las que suele moverse? A nadie le gusta que le hagan perder el tiempo; a tu posible inversor, créenos, tampoco.
  3. Que tengas un equipo. No siempre se consigue, pero serán muchos los inversores que, durante la conversación, den prioridad a preguntarte por tu equipo. ¿Quién lo forma? ¿Qué perfiles tenéis? ¿Os complementáis? ¿Hay una persona para cada uno de los pilares básicos? ¿Estás seguro de que ninguno se va a largar en cuanto le salga una buena oferta? ¿Necesitáis contratar a alguien?
  4. Que tengas un planTu startup se encuentra en este momento concreto, pero, ¿dónde estará el año que viene? ¿Y dentro de cinco años? ¿Tienes competencia? ¿Cómo se supone que vas a ganarle la partida? Vale que los planes pueden salir mal, pero, ¿has pensado cuál es tu horizonte de expectativas?
  5. Que no te montes películas. Sí, ya sabemos que el Excel lo aguanta todo, pero párate a pensar: ¿de verdad esas cifras son reales? ¿De verdad los objetivos que te has marcado son alcanzables? ¿De verdad tu startup va a revolucionar lo que quiera que vaya a revolucionar? ¿De verdad acabará valiendo tanto? De hecho, ¿de verdad vale tanto ahora mismo? Montarse películas está muy bien para cuando le hables de tu empresa a tu vecino del cuarto, pero no a un inversor.
  6. Que seas honesto. Es cierto que cada vez hay más inversores en startups en España, pero créenos: este mundo sigue siendo pequeño. Tremendamente pequeño. Si mientes a tu posible inversor, no sólo serás una decepción, sino que quizá no vuelvas a conseguir inversión para otro proyecto en tu vida. No subestimes la posibilidad de que un inversor engañado hable mal de ti siempre que pueda.

Tanto inversores como emprendedores deben buscar (y buscan) el mismo fin: el éxito de la compañía

INVERSOR, ¿QUÉ ESPERA UN EMPRENDEDOR DE TI?

emprendedor-inversor-relacion

    1. Que hayas hecho los deberes. Sí, está muy bien que le digamos al emprendedor que se prepare todo, pero igual, como inversor, tú deberías hacer lo mismo. Sí, sabemos que hablas con empresas casi a diario, y no te vamos a pedir que tu trabajo de investigación sea igual que el de un emprendedor, pero intenta informarte sobre la compañía con la que vas a hablar.
    2. ¿Que firmes un NDA? Venga, va, abordemos esto. En España, a menos que hablemos de una startup científica con patentes registradas, por norma general no existen los NDA’s (acuerdos de confidencialidad). Si un emprendedor te plantea firmar uno, de entrada dudarás de él y, a lo mejor, incluso te caerá mal.Sin embargo, ten un poco de calma. Si de verdad crees que en ese caso es absurdo firmar un NDA (en negocios de internet seguramente sea absurdo en el 90% de las ocasiones), plantéaselo con cierto tacto y, sobre todo, con respeto. En función de su reacción ya verás de qué pie cojea, pero date a ti mismo la oportunidad de darle una explicación convincente.
    3. Que seas honesto… y lo parezcas. El caso de Ingenius ha sido medianamente sintomático: en el panorama emprendedor español la mayoría duda que exista un posible plagio, pero, dadas las circunstancias, quizá se plantea también si Toubkal no debió ser más rápido en su reacción y, sobre todo, si no debieron informar a la CEO de Ingenius cuanto antes de los planes de uno de sus socios. Si eres honesto (no tenemos por qué pensar lo contrario), intenta también parecerlo.
    4. Que tengas respeto. Lo sabemos: los inversores a veces sois duros. De hecho, debéis serlo: si hay algo en lo que no estáis de acuerdo, debéis decirlo y ser firmes al defenderlo.Sin embargo, aquí nadie concede premios al inversor más Chicote o más Risto Mejide: no olvides que, además de con un emprendedor, estás hablando con una persona. Y en un sector tan pequeño como el español, todos saben ya qué inversores son más (y menos) agradables en el trato cercano.
    5. Que confíes en él. Decíamos antes que a veces los emprendedores se montan demasiadas películas, pero hay otra cosa que también es cierta: en ciertos modelos de startups, la incertidumbre es la regla.Por eso, tu emprendedor necesita que confíes en él. No sólo para conseguir los objetivos deseados, sino también para poder dirigir la compañía sin (demasiadas) interferencias. Si vas a querer ser el dueño del consejo de administración, quizá acabes haciéndole un flaco favor a él, a la compañía y, por consiguiente, a ti mismo.

Imagen: Ryan McGuire y Paintimpact (Licencia CC).

¿Quieres invertir en startups?

¡Empieza ya mismo!

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Comentarios

  • http://www.posicionamientoseowebymas.com/ David Martinez

    Me encanta este post.

    Saludos.