Así funciona InnoVentures, el brazo inversor del Santander en ‘startups’ de ‘fintech’

Categoría: Comprendiendo cómo invertir en startups

El banco Santander lanzó en julio del año pasado su fondo de capital de riesgo InnoVentures, dedicado a la inversión en startups del sector fintech, que engloba todos aquellos proyectos que desarrollan nuevas herramientas tecnológicas alternativas a la banca más tradicional. Y eso es lo que precisamente busca la entidad: cambiar su imagen y filosofía para adaptarlas a los nuevos tiempos.

Para más datos, el brazo inversor más joven del Santander (armado con 100 millones de dólares) tiene su sede en Londres y su director es el argentino Mariano Belinky, exintegrante de la consultora estadounidense McKinsey & Co. En la última conferencia LendIt Europe, celebrada recientemente en la capital británica, Belinky dejó claro que su objetivo no es recuperar la inversión rápidamente ni establecer plazos fijos de devolución que limiten a los emprendedores.

Aunque, claro está, tampoco se trata de perder dinero. ¿Qué buscan entonces? El responsable de la firma asegura que participan a través de acciones, pero que sus inversiones son estratégicas: “Queremos apostar por iniciativas que nos permitan mejorar los servicios que damos a nuestros clientes y aprender en el proceso, al mismo tiempo que les aportamos un valor añadido”, aseguró durante el encuentro.  En el informe The Fintech 2.0, que han publicado en colaboración con dos socios (la consultora Oliver Wyman y el grupo inversor Anthemis), admiten que esas nuevas compañías han sido más rápidas que los bancos tradicionales en aprovechar los avances tecnológicos, desarrollar productos bancarios que son más agradables para los usuarios, económicos y adaptados a los canales digitales.   Según ha indicado Belinky, ven el sector como una fuente de oportunidades donde encontrar nuevos productos que ofrecer a sus clientes actuales, y otros que les faciliten llegar a quienes aún no se encuentran en su cartera. “En algunas ocasiones no sabemos cómo satisfacer sus necesidades o nos falta la infraestructura”, ha aclarado. Otro de sus objetivos es representar una oportunidad para las startups que no tienen acceso, por sus condiciones, a otro tipo de productos bancarios. Una especie de camino alternativo. “Muchas veces han llegado al límite de lo que podíamos ofrecerles en banca tradicional, como los préstamos para pequeñas empresas o minoristas”, ha dicho el argentino. Belinky  A cambio, pueden probar sus productos y explorar su área de acción, colaborando con ellas de distintas maneras. El responsable de InnoVentures ha puesto algunos ejemplos: “Una forma es invertir en varias plataformas, y otra, utilizarlas y mantener el crédito en nuestro propio balance, una fórmula que también queremos testar”. Sus intereses se centran en cinco líneas principales dentro del sector fintech: plataformas digitales que ofrecen servicios financieros (como seguros), comercio electrónico, online lending, sistemas de e-financial investments y todo lo relacionado con análisis de big data.  

“El requisito mínimo es que exista un producto, presente o a corto plazo, que aporte algún tipo de valor añadido” Mariano Belinky

Suelen participar como capital semilla, durante las primeras etapas de crecimiento, aunque también lo han hecho en rondas de financiación D y E. “Más o menos abarcamos todo el espectro, estudiamos caso a caso”, ha explicado su máximo responsable. “El mínimo es que exista un producto, ahora o a corto plazo, que aporte algún tipo de valor”. Esta es la gran diferencia entre el capital de riesgo de origen corporativo y el habitual: normalmente, el negocio del inversor importa tanto como el de quien recibe el dinero. Hasta ahora, los afortunados en contar con el apoyo de InnoVentures han sido cinco. Las últimas incorporaciones son Ripple, una startup estadounidense especializada en sistemas de crédito P2P basados en la tecnología Bitcoin y, más recientemente, Kabbage, una plataforma de créditos rápidos. Ripple Se involucran en las empresas, pero no siempre forman parte del consejo directivo. “Estudiamos el efecto que puede tener que un banco tan grande esté en el proyecto. Puede que la plataforma necesite trabajar con otros bancos y una relación tan estrecha con el Santander sea un obstáculo”, sostiene Belinky. Onevest

Ahora, junto con Onevest, acaban de lanzar un concurso para startups con plazo para presentar los proyectos hasta diciembre. El ganador se llevará 15.000 dólares y recibirá asesoramiento de los expertos de ambos grupos para desarrollar su proyecto.

Fotos: OTA Photos en Flickr (Licencia Creative Commons) y LendIt Europe

Únete a la mayor comunidad de startups e inversores

¡Regístrate en Startupxplore!

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Comentarios