El frenazo en la inversión en España: a partir de ahora “ganarán los mejores”

Categoría: Comprendiendo cómo invertir en startups

Una vez comenzado el mes de abril, de poco valen ya los vaticinios propios de comienzos de año. Ahora, con la experiencia y los números en la mano, las cosas están más claras: “Ha habido un frenazo importante en la inversión en startups tecnológicas en España” nos asegura, rotundo, el inversor Luis Martín Cabiedes, de Cabiedes & Partners. “A mí lo único que me sorprende es que a alguien le sorprende”, bromea.

La situación fue motivo de debate en la última edición de Salón Mi Empresa, celebrada a finales de febrero, donde Cabiedes, Aquilino Peña (de Kibo Ventures) y Christopher Pommerening (Active Ventures) coincidieron en señalar la desaceleración.

Cabiedes & Partners

Pese a que en 2015 los proyectos de reciente creación levantaron en nuestro país 600 millones de euros, y la inversión total en Europa alcanzó los 13.400 millones –5.000 más que en el ejercicio anterior, según el último informe de Venture Pulse de KPMG−, el bajón comenzó a notarse en el cuarto trimestre del año.

A final de curso, la inversión en empresas españolas descendió 500 millones respecto a los meses anteriores. Una cifra que se queda pequeña comparada con los 11.500 millones de dólares (más de 10.000 millones de euros) de caída a nivel mundial. Aunque muchos continúan cuestionando la existencia de una burbuja en el ecosistema emprendedor, otros señalan la situación como prueba inequívoca de que ha estallado.

La alarma comenzó a resonar en los oídos de los inversores en agosto, cuando las bolsas de Europa y Estados Unidos se precipitaban tras el traspié del mercado chino. Esto, “unido a la revalorización de muchas empresas [incluidos los unicornios] que tuvieron que efectuar los fondos de inversión, les hizo darse cuenta de que estaban perdiendo dinero”, indica Cabiedes.

“La situación provocó una fuerte tormenta en Silicon Valley, aquí solo nos han llegado unas leves ondas expansivas”, continúa el business angel español. Los mercados globales, sostiene, están mucho más relacionados de lo que pensamos. “Los inversores no solo se dedican al capital riesgo; son los mismos que están en el sector inmobiliario, que invierten en bolsa”, explica Cabiedes. Por eso, si el mercado chino se constipa, las startups españolas acaban enfermando.

Las repercusiones en España

“El ecosistema emprendedor español tenía una dependencia excesiva de la inversión” Luis Martín Cabiedes

Los resquicios del terremoto encontraron aquí un suelo quebradizo. “En España tenemos un ecosistema emprendedor joven y, por ello, frágil, que además tenía hasta hace poco una dependencia excesiva de la inversión”, señala Cabiedes.

Para buscar las causas de esta adicción, hay que echar la vista atrás y fijarse, más que en las vacas flacas de hoy, en la abundancia de ayer. “Había un exceso de dinero en todos los mercados porque no existían otros activos alternativos, sumado a la potente aportación de dinero público por parte del ICO y otras partidas”, explica el inversor.

Semejante bonanza económica dio lugar a un universo marcado por dos tendencias. Por un lado, “parecía que los emprendedores solo se dedicaban a levantar dinero”, dice Martín, con proyectos diseñados por y para obtener ronda de financiación tras ronda de financiación.

Por otro, como ocurre con cualquier activo económico –ya sean startups o petróleo−, los inversores no siempre tienen la misma preocupación por el riesgo. “Hay períodos, como pasaba hasta hace poco, en los que se les olvida, mientras que en otros se obsesionan con él” y, por tanto, están menos dispuestos a inyectar capital. “Es parte del juego”, afirma.

Un cambio de mentalidad

Ahora, tras las facilidades de antaño, toca apretarse el cinturón y aprender a sobrevivir en un panorama más agreste. Pero Cabiedes anima a desdramatizar y tomarse el cambio como una transición normal. “Los inversores no son ni la mitad de importantes de lo que la gente cree: las startups no van a evaporarse porque estos desaparezcan”, afirma. La actividad empresarial no se va a esfumar de la noche a la mañana, vaticina: solo variará el esquema que regía el ecosistema hasta el momento.

24604244985_fb5fbec298_z

Y entonces, ¿hacia dónde deben mirar ahora los nuevos emprendedores? Cabiedes lo tiene muy claro: “A sus clientes, como lleva haciéndose toda la vida”. Y recuerda que una iniciativa no debe tener como objetivo conseguir dinero de fondos de capital riesgo, sino lograr beneficios con un modelo de negocio que funcione.

“El problema es que se habían perdido un poco los papeles”, indica el inversor. Aquellos que no sepan adaptarse al cambio, quienes sigan buscando su dosis continua de financiación externa, sí lo tendrán complicado cuando se encuentren sin reservas. “Pero es que el emprendimiento nunca ha sido eso”, reflexiona Cabiedes.

“Un altísimo porcentaje del capital invertido en startups en España durante los últimos tres años se ha perdido” Luis Martín Cabiedes

Advierte a los inversores que no esperen recuperar el dinero que ya habían aportado a los proyectos, porque si estos desaparecen, su contribución económica también. “Un altísimo porcentaje del capital invertido en startups en España durante los últimos tres años está perdido, se ha tirado”, sostiene.

Si el viraje será duradero o momentáneo resulta difícil de predecir, pero el inversor no lo ve como “una gripe pasajera”, y considera poco probable que vuelva a repetirse las condiciones pasadas por su anormalidad. “Lo atípico era lo que venía dándose hasta ahora, no la situación actual”, dice. No obstante, asegura que en el futuro, seguramente, vuelva a vivirse otra burbuja “porque está en la naturaleza de los sistemas económicos generarlas”.

Tampoco cree que sustituir la inversión privada con más dinero público sea la solución: “¿Por qué habría que sostener de esta forma a las startups que no consigue clientes o que deberían desaparecer?”, cuestiona.

A partir de ahora, los proyectos compiten en igualdad de condiciones, de manera justa y bajo un filtro selectivo: el de su propio desempeño. “Venimos de un tiempo en el que ganaba el emprendedor que conseguía levantar más dinero y nos adentramos en uno en el que vence quien sea capaz de sacar adelante su negocio en el mercado”, asegura el business angel. Los inversores, por su parte, “recuperarán la eficiencia en el uso del capital”.

Cabiedes anima a los emprendedores mirar hacia delante: “Todavía no conozco un proyecto que mereciera financiación, que cumpliera las expectativas, y que no la haya conseguido”. Y concluye: “Ahora, ganarán los mejores”.

Fotos: Pixabay.com (Domino público) y Gopi Sutar en FLickr (Licencia Creative Commons)

¿Quieres invertir con los mejores?

¡Regístrate en Startupxplore!

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Comentarios