¿Cuánto vale tu startup? Tres problemas de una alta valoración tras una ronda

Categoría: Comprendiendo cómo invertir en startups Ecosistema

Es uno de los factores que toda startup tiene que afrontar antes o después, y quizá más pronto que tarde: ‘levantar’ una ronda de financiación.

Y llegado ese momento, ¿cuánto se supone que vales? En principio, cuanto más valgas y más dinero levantes mejor, ¿no? Pues ojo, que quizá no.

Levantar mucho dinero o hacerlo con una valoración demasiado alta puede desembocar en varios problemas para tu compañía. Estos son algunos de ellos:

1.- LAS EXPECTATIVAS QUE GENERAS

Si tu ronda de financiación ha sido un éxito, puedes estar seguro de que vas a generar muchas (y muy buenas) expectativas. En primer lugar, entre el sector de inversores, que esperarán que tu startup pegue un salto cuantitativo y cualitativo.

En segundo lugar, si tu negocio es un B2B, es muy probable que también levantes grandes expectativas dentro de tu mercado y entre tu lista de clientes, que esperarán que tus servicios mejoren de manera sustancial.

En cualquiera de los dos casos, más te vale afrontar y cumplir con esas expectativas. De lo contrario, quizá te metas en problemas.

2.- LOS INVERSORES QUE DEJAS ATRÁS

Si levantas una buena ronda, es muy probable que lo hagas con grandes fondos y con inversores de lujo. Pero, ¿y los que has dejado atrás?

Sí, lo sabemos: si se han quedado atrás, quizá no sean tan buenos, quizá no merecían estar en tu compañía. Sin embargo, la vida da muchas vueltas: si la cosa te sale mal, quizá (sólo quizá) pienses que a lo mejor habría sido mejor empezar con inversores un poco más pequeños para, poco a poco, ir escalando posiciones e ir acercándote a los verdaderamente potentes.

Buscar financiación para tu startup, resumido en 15 gifs

3.- LA SIGUIENTE RONDA SERÁ MÁS COMPLICADA

Si haces una gran ronda y la valoración de tu empresa es alta, en principio eso debe ser una grandísima noticia. Sin embargo, no siempre tiene por qué ser así. Sobre todo si, como hemos dicho antes, las cosas vienen mal dadas.

Imaginemos, por ejemplo, que levantas una gran ronda tras explicar a tus nuevos inversores los planes y la estrategia de tu negocio. Ahora imaginemos que tu estrategia, por lo que sea, falla. Pero oye, no todo son malas noticias: resulta que has detectado el error y ahora sí que sabes qué camino tienes que seguir.

Pero resulta que para recorrer ese camino necesitas más dinero y te planteas una nueva inyección de capital. Y, como las cosas antes salieron mal, es medianamente probable que tu valoración para la nueva ronda, respecto a la anterior, haya bajado. ¿Cómo crees que les sentará eso a los inversores que ya tenías? Y, ¿cómo crees que podrán interpretarlo los que estén sopesando subirse a tu barco?

Y, en caso de que aún así todos decidan seguir contigo, eres consciente de que esta vez quizá vayas a tener que ceder una parte muy importante de tus acciones, ¿no?

Y dime, ¿estás dispuesto a hacerlo?

Imagen: GotCredit (Licencia CC).

¿Quieres encontrar a los mejores inversores?

¡Regístrate en Startupxplore!

C. Otto

Periodista freelance. Escribo de economía, emprendimiento, empleo y tecnología en El Confidencial, El Mundo, Antena 3, Startupxplore, Yorokobu...

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Comentarios