Diez lecciones de ‘Planet of the Apps’, el ‘reality show’ para ‘startups’ de Apple

Categoría: Comprendiendo cómo invertir en startups

Antes de emprender, conviene aprender unas cuantas lecciones sobre startups. Pero, además de estudiar y adquirir ciertas destrezas tecnológicas para ello — aunque no haga falta saber programar para fundar una compañía—, los emprendedores también pueden extraer algunas lecciones para startups de forma más entretenida viendo biopics de los CEOs más famosos o disfrutando de Silicon Valley, la famosa serie de la HBO.

Por su parte, Apple también ha decidido dar algunas lecciones a los emprendedores y a los inversores con su primer programa de televisión original, Planet of the Apps. La firma de la manzana mordida ha estrenado recientemente en Apple TV este reality show en el que diferentes fundadores de startups presentan sus aplicaciones a cuatro mentores. De forma similar al jurado de La Voz, estos mentores buscan los errores de los emprendedores después de conocer su proyecto en un elevator pitch muy visual (los concursantes bajan por unas escaleras mecánicas) y deciden si quieren asesorarlos.

Las actrices reconvertidas en emprendedoras Gwyneth Paltrow y Jessica Alba, el cantante Will.i.am y Gary Vaynerchuk, emprendedor e inversor de Twitter y Snapchat, son los cuatro miembros del jurado de este concurso para startups. Tras aprender lecciones de la mano de las celebrities durante seis semanas, los emprendedores presentan su proyecto a Lightspeed Ventures Partners, la prestigiosa firma de venture capital que apostó por plataformas como Snapchat o Giphy, para conseguir el capital que necesitan.

Aunque Planet of the Apps ha recibido algunas críticas, lo cierto es que algunas de las situaciones que aparecen en el programa pueden ser de gran ayuda antes de emprender, además de servir para que el público general aprenda el funcionamiento y el vocabulario propio de las compañías tecnológicas. Analizamos las lecciones que tanto emprendedores como inversores pueden aprender de las startups que han pasado por los primeros capítulos del programa

Pónte en la piel de los usuarios

Puede parecer una obviedad, pero Planet of the Apps deja patente que un error común de los emprendedores es no reparar en las debilidades de la idea antes de emprender. Uno de los primeros proyectos que participó en el concurso fue Twist, una app de dating que tan solo permite a los usuarios indicar a qué eventos van a asistir para conocerse en ellos y ligar de forma tradicional.

Ahora bien, Alba, Paltrow y hasta el cantante de The Black Eyed Peas se preguntaron si una chica querría anunciar su asistencia a un lugar público al que pueden ir sus múltiples pretendientes, los que la atraen y los que no. No es fácil reinventar Tinder y menos aún sin ponerse en el lugar del usuario, así que esta startup no llegó al periodo de incubación y tiene muchas lecciones que aprender.

Ten muy claro tu modelo de negocio

Un emprendedor que sí consiguió mentor en el show fue el fundador de Pair, una app con la que es posible probar si un mueble encaja en nuestro salón gracias a la realidad aumentada. Sin embargo, guiado por Jessica Alba, el fundador acaba presentando a los inversores tanto la aplicación de diseño de interiores como una idea mucho más ambiciosa, compleja y solo apta para los gigantes: crear mapas en realidad aumentada del mundo entero que después los desarrolladores usen.

Confusos y sin ver clara la misión de su compañía, los venture capitalists la rechazan. Pese a que no parece casualidad que Apple acabe de presentar varias novedades relacionadas con el campo de la realidad aumentada (entre ellas un nuevo kit para desarrolladores precisamente), este episodio nos deja una de las lecciones más importantes para las startups: tener clara tu misión es más importante que la tecnología. planet2

No recurras a rondas multimillonarias para arrancar

En el segundo capítulo del programa conocemos a una jovencísima empredendora: una niña de 8 años que, junto a su padre, presenta una app para cambiar los dibujos y las fotos de su mochila gracias a una carísima pantalla de tinta electrónica. Solo el prototipo cuesta 1.000 dólares (unos 860 euros) y, para conseguir que sea más barato, estos emprendedores necesitan una inversión de entre 5 y 10 millones de dólares para empezar (ente 4,3 y 8,7 millones de euros). Demasiado dinero para una mochila infantil que a buen seguro será cara. Así que, antes de emprender, más vale tener claro que el éxito del producto pasa, entre otros factores, por su viabilidad económica. 

Busca a un mentor experimentado y exigente

El show quiere transmitir que un mentor experimentado, exigente y con conocimientos de inversión puede venir muy bien a la empresa. Vaynerchuk es el que mejor se ajusta a ese perfil, y los fundadores de Companion, una app que permite a familiares y amigos velar por la seguridad de un usuario solitario en su camino a casa, le eligen como mentor cuando él muestra su interés por el proyecto: tiene los conocimientos de negocios y marketing que necesitan. Las críticas de este gurú de internet para que mejoren su negocio (demasiado duras en algunos casos) se convierten en lecciones vitales para su éxito.

Piensa si la ‘startup’ tiene potencial de crecimiento

Otra de las lecciones para startups que deja este show es que no solo es necesario tener una buena idea, sino lograr que enganche a los usuarios para que el crecimiento sea rápido. Companion es un buen ejemplo de ello: antes de ir al concurso y sin invertir en marketing, los usuarios ya crecían a buen ritmo. Cada usuario invitaba a tres amigos a la app para que le vigilaran, y al menos uno de ellos se descargaba la aplicación después. Un hecho decisivo para que los inversores decidieran apostar por esta aplicación.

Estudia a los competidores (y diferénciate)

Ser el mejor, el más barato o el único son tres opciones para diferenciarse de la competencia. Y si un gigante figura entre los competidores, parece especialmente difícil de hacerlo. Por eso, Vaynerchuk se enoja cuando descubre que Google ha lanzado Contactos de confianza, una app similar a la de Companion. Sin embargo, pivotar el modelo de negocio cuando es necesario (otra de las lecciones para startups más importantes) les ayuda a salir adelante: crean un servicio premium para que sea un profesional el que vele mediante la app por el bienestar del usuario.

Lo mismo ocurre en el caso de Dote, una app que aspira a ser un centro comercial en el bolsillo del usuario permitiéndole comprar ropa de diferentes marcas online, un terreno que Amazon aún no ha logrado conquistar. Los inversores de Lighspeed valoraron que sus únicos competidores se dirigían a otros públicos o no permitían realizar el proceso de compra a través de la aplicación, así que su singularidad jugó en su favor.

Si quieres ser un gigante, busca un público amplio

Lauren Farleigh, la fundadora de Dote, ofrece una de las mejores lecciones de ambición para los emprendedores destacando en su charla con los inversores que, para que la empresa pueda crecer hasta convertirse en un unicornio (una startup valorada en mil millones de dólares), decidió que no se dirigiera a usuarios con alto poder adquisitivo, sino a mujeres de clase media. Gracias a ello, puede crecer exponencialmente. La estrategia gustó tanto a los inversores que deciden confiar cinco millones de dólares (4,3 millones de euros) para que crezca rápido y ser los dueños de buena parte del pastel.

Pónselo fácil al usuario

Tener una interfaz de usuario que haga fácil la experiencia de compra es otra de las lecciones fundamentales de Dote para aumentar sus ventas. Gracias a su diseño, el engagement que consigue vendiendo productos económicos es muy alto: cada vez que una usuaria entra en la app, consulta 180 productos.

De la misma forma, Tracks Battle Squad, una app de fitness en la que el ejercicio físico del usuario está ligado al bienestar de un zorro virtual, mejora su experiencia de usuario gracias a la mentorización de Will.i.am., que identifica los errores de los emprendedores como parte de su trabajo.

dote

Añade el ingrediente social

El cantante, además de ayudar al emprendedor a mejorar esa app de fitness, le asesora para que añada muchas otras funcionalidades a las que originalmente había planteado. Will.i.am le hace ver que el usuario quiere sacar su zorro a pasear para engancharse al producto. Por eso, le sugiere incluir una serie de opciones que permitan que el animal virtual luche con el de otros usuarios y las partidas puedan compartirse por redes sociales. Tratar de convertir una aplicación en un fenómeno social es otra de las mejores lecciones para startups.

Otras lecciones para ‘startups’

Antes hemos comentado que el show apunta que una de las lecciones para startups es contar con un buen mentor. Ahora bien, ¿que sea exitoso debe ser el único criterio o debería importar también que sus empresas vendan productos de calidad?

Goop, la web creada por Gwyneth Paltrow ha sido criticada en múltiples ocasiones por promocionar terapias pseudocientíficas y hasta la NASA ha negado que uno de sus productos contenga un material usado por la agencia espacial pese a que así lo anunciaba la página. Además, los creadores del show también se han tomado otras licencias: por ejemplo, no es lo habitual que el emprendedor visite solo una firma de venture capital

Light Venture Partners

Aunque las lecciones para startups de The Planet of the Apps te sean útiles, tienes muchas otras opciones para realizar una inversión en startups en el mundo real. Por ejemplo, si deseas invertir en compañías en fase temprana pero con grandes perspectivas de crecimiento y rentabilidad puedes aprender las lecciones para hacerlo con Startupxplore.

Únete a la mayor comunidad de startups e inversores

¡Regístrate en Startupxplore!

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Comentarios